sábado, 25 de enero de 2014

Nace en Villacarrillo un choto con dos cabezas


Cristóbal Ballesteros Sánchez, Raul Cabrera López, María José Fernández Muñoz, Ana Belén Mejías Rodríguez y Ángel Torrente Fernández . 2º ESO B.

Villacarrillo 28/11/13
Hace unas semanas fuimos a ver el choto de dos cabezas y a hablar con Manolo Cañamón, el dueño, para hacerle unas preguntas. Después fuimos a visitar al veterinario (Andrés Burgos) para recibir una explicación científica sobre este suceso.

Cuando llegamos a la casa de Manolo nos mostró el choto y después le preguntamos lo siguiente:

- ¿Qué impresión te llevaste al ver al choto?
- Yo me asusté al ver el animal sobre el escalón con dos cabezas y me eché hacia atrás.
- ¿Es la primera vez que ves un choto con dos cabezas?
- Si y eso que llevo desde que nací con cabras, ovejas, gallinas etc.
- ¿Cómo le das de comer al choto y por qué boca?
- Le doy de comer leche con el biberón, y antes, a lo primero, por la boca buena, la derecha y ahora le doy por las dos bocas.
- ¿El parto de la madre fue complicado al nacer el choto?
- La verdad es que no lo vi pero no fue complicado, porque cuando es complicado muchas veces se mueven mucho y nacen fuera de la cuadra o chillan mucho.
- ¿Saca el choto con las demás cabras a pastar?
- No puedo porque el choto no sabe andar y todavía no puede comer “na” mas que leche y “na” mas que sabe andar dando vueltas.

Después fuimos a la clínica veterinaria de Andrés Burgos y le contamos lo que habíamos visto, el resolvió nuestras dudas:

- ¿Por qué sucede esto?
- Por anomalías congénitas, que son fallos en los cromosomas (en el material genético) y se da con bastante frecuencia.
- ¿Has visto otro caso parecido?
- Si, en la Sierra.
- ¿Cuál suele ser la esperanza de vida de estos animales?
- Depende del grado de la debilidad del animal.
- ¿Qué impresión te llevaste al conocer la noticia?
- Me llamó la atención, porque es un caso extraño y fue una sorpresa.

Después Andrés nos enseñó fotografías de otros casos parecidos.

La experiencia fue muy buena, Manolo y Andrés nos trataron muy bien.

Pasados dos días de nuestra visita, el choto murió.




2 comentarios:

  1. ¡Por fin! Ha costado, pero el resultado me gusta. Enhorabuena. María Soriano

    ResponderEliminar